La noche navideña se convierte en algo especial porque nos dedicamos a preparar el momento. Arreglos de decoración en la casa, la vajilla especial para esos eventos y por supuesto la comida.

El día de Navidad es esa fecha tan especial que todos estamos esperando por lo que significa. Esta celebración no solo se trata de dar y recibir regalos. Es un momento especial en donde las personas decidimos reunirnos con nuestros familiares o amigos para pasar una gran noche.

La comida tiene un papel fundamental en esta celebración y es por eso que nos dedicamos a preparar en cantidades y de todo tipo. Para el postre, lo que no puede faltar son las tradicionales galletas de navidad de distintos tamaños, sabores y colores.

Y es que esas pequeñas galletas de jengibre o mantequilla son todo un ícono de esta agradable temporada, simulan un ambiente de diversión e inocencia. Un momento en donde, tanto niños como adultos, pueden jugar y a la vez comer algo delicioso.

Origen de las galletas navideñas

Galletas de Navidad

Las galletas de jengibre son también llamadas galletas o pan de especias. Esta clase de postre propio de la época navideña, se caracteriza por su particular sabor a jengibre, en donde se utiliza generalmente la melaza para endulzarlas. Su origen proviene de la gastronomía de Navidad en la zona norte de Europa.

La receta de las galletas de jengibre o especias existe desde el siglo X, y se destacan por tener divertidos diseños de corazón, pequeños hombres o formas de mini casas alegóricas de la Navidad.

En la actualidad, luego de muchos años, estas galletas son un símbolo internacional.  Desde que comienza la temporada navideña se transforma no sólo en parte del postre tradicional para compartir y celebrar, sino también en una importante forma de decoración. Su popularidad, claro está, está muy arraigada especialmente a esta época.

La mejor receta de galletas de Navidad

Dejando un poco de lado el origen e historia de este maravilloso postre que se encuentra más vigente que nunca en la actualidad, vamos a hablar ahora de cómo se preparan y cuál es la mejor manera de hacerlo.

Como decíamos, la mejor receta de galletas para Navidad es la que más os guste en casa. Existe la opción de preparar las galletas de jengibre o unas clásicas galletas de mantequilla o incluso experimentar con otros sabores completamente nuevos, ¿por qué no? Lo que diferencia a las galletas navideñas es su forma, su decoración y de eso hablaremos más adelante.

Galletas de jengibre

Esta especia le da un toque de sabor muy especial a las galletas, y además como complemento las propiedades del jengibre son innumerables y muy beneficiosas. Con las cantidades que se encuentran a continuación podrás preparar una gran cantidad de galletas.

Ingredientes

Preparación

Para preparar pequeños hombres de jengibre (u otras formas) debemos colocar en un bowl los ingredientes secos y mezclar. En otro bowl debemos batir la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema. Agregamos la miel y el huevo, seguimos mezclando, y por último agregamos los ingredientes secos.

Lo siguiente es amasar hasta obtener una masa homogénea y algo pegajosa. En este punto es necesario dejar reposar en un recipiente hermético (fuera de la nevera) por dos horas.

Luego extendemos la masa con un rodillo entre dos láminas de papel de hornear. Llevamos al congelador por unos diez minutos y luego cortamos las galletas con las formas que más os guste.

El siguiente paso es hornear a 180ºC en horno precalentado, el tiempo va a depender del tamaño que hayas dado a vuestras galletas.

 Si sigues estos pasos al pie de la letra obtendrás unas maravillosas galletas de Navidad con un increíble sabor a jengibre para disfrutar con amigos y familia.

Galletas de mantequilla

Galletas de navidad

La otra opción que tenemos son las galletas de mantequilla, que podemos aromatizar con ralladura de limón o naranja, vainilla, o incluso reemplazar algo de la harina por cacao para hacerlas de chocolate. Obtendrás unas 20 galletas con las siguientes cantidades.

Ingredientes

Preparación

Batir la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema. Agregar el huevo y mezclar. Añadir la harina, amasar hasta que nos quede una masa lisa y suave. Lo siguiente es envolver en film transparente y llevarlo a la nevera por unos 30 minutos.

Luego de ese tiempo, extender la masa en hojas de papel de hornear con el rodillo. Es conveniente llevar al congelador por 10 minutos para que cuando cortemos las galletas no pierdan la forma. Por último cortamos las galletas.

Ahora toca hornear a unos 180ºC en horno precalentado por 10 o 12 minutos, hasta que los costados de las galletas estén dorados.

Galletas navideñas de Papá Noel

Para darles esta icónica figura a nuestras galletas, debemos tener galletas con forma redonda como si fuera su cabeza. En la parte superior de la galleta distribuir azúcar glass y espolvorear azúcar de color rojo para simular un gorro.

Con otro poco de azúcar glass cubrir la parte inferior de la galleta y espolvorear con azúcar blanco para simular la barba de Papá Noel.

Para la nariz y los ojos, pegamos en el centro de la galleta con un poco de glass los ojitos de azúcar y una bolita roja de azúcar que simulará la nariz.

Hombres de pan jengibre

Galletas de Navidad

Al igual que en las galletas de Papá Noel, necesitaremos azúcar glass en una manga y cortar la punta de la manga para hacer las decoraciones. A diferencia de las anteriores, es necesario darle forma de hombrecillos a las galletas, con un molde por ejemplo.

Aquí ya queda a vuestro criterio y gusto, ya que las decoraciones pueden ser muy distintas y existen cuantas se os vengan a la cabeza. Necesitaremos también ojitos de azúcar para poder recrear caras divertidas en los hombrecillos de jengibre. Podemos cortar un trozo de la pierna de la galleta, hacer agujeros en el medio y decorarlos con azúcar glass, en fin, cientos de ideas diferentes para divertirte en la cocina navideña